Imprimer
Partage :

De utopía a realidad: es tiempo de dictar

Por Juan Felipe Zuluaga y Julián Zapata, trad. a.

En esta era de dolores de espalda recurrentes, aumento excesivo de tareas que exigen extrema concentración y quietud, incremento del estrés y ampliación de la carga laboral de los lingüistas, ¿qué mejor aliada que una estrategia que nos permita movernos o hacer actividades rutinarias mientras cumplimos con nuestras labores profesionales?

Conocidas desde hace tiempo, la estrategia de dictar y, en general, las técnicas relacionadas con el reconocimiento y tratamiento del habla siguen afianzándose como práctica común entre los expertos de la comunicación multilingüe. ¿Pero hasta qué punto hemos hecho de dicha práctica una verdadera aliada en nuestras actividades cotidianas?

En las conversaciones «de pasillo virtual», algunos colegas se quejan de la gran exigencia que la emergencia sanitaria, aunada al desarrollo tecnológico, ha impuesto a la industria. Por ejemplo, algunos trabajadores independientes se vieron forzados a repensar su estrategia de posicionamiento debido al aumento de competidores profesionales y no profesionales; otros tuvieron que prepararse en tiempo récord para atender encargos científico-técnicos sobre temas relacionados con la covid-19 y adaptar los espacios del hogar para adecuarse a la nueva realidad. 

Para nadie es un secreto que la eficiencia de las máquinas —sobre todo en el área de la traducción— dejó de ser una utopía, y que usar la tecnología de manera eficaz se ha convertido en una ineludible competencia que debemos desarrollar y actualizar constantemente. En este contexto demandante, como traductores, debemos cuestionarnos sobre nuestra propia actitud frente a la tecnología. ¿Usamos todas las herramientas que nos ofrece? ¿Somos conscientes de la verdadera utilidad de la inteligencia artificial y de los aparatos que nos rodean? ¿Hemos aprendido a sacar lo mejor de las tecnologías digitales para convertirlas en nuestras aliadas o para mejorar las condiciones ergonómicas de nuestro entorno laboral?

El cuestionamiento anterior nos lleva a destacar uno de los estudios más importantes que ha examinado la conexión entre las condiciones ergonómicas de los traductores y su productividad, salud y satisfacción laboral, el estudio ErgoTrans1, en el cual se encuestó a casi 2000 traductores de todo el mundo para investigar sus diferentes condiciones y preocupaciones ergonómicas. No fueron sorprendentes las quejas por dolores musculares, fatiga visual, nervios, trastornos del sueño, falta de concentración, estrés, e incluso enfermedades crónicas, todos ligados al uso intenso del ordenador personal, muchas veces de forma inadecuada o convencional. Encuestas similares en el Reino Unido han documentado estos mismos problemas2

En un estudio similar3, se observó la misma tendencia en entornos académicos alrededor del mundo, ya que los profesores de traducción encuestados manifestaron que las condiciones ergonómicas de su entorno no eran óptimas ni para ellos ni para los estudiantes de traducción.

Lo que nos dejan estos y otros estudios son pistas y listas de recomendaciones concretas4 para mejorar las condiciones ergonómicas de los diferentes actores de la industria de los servicios lingüísticos. Una de esas recomendaciones que vale la pena destacar es la integración progresiva de la traducción dictada, ya sea convencional (con dictáfono y la participación de un mecanógrafo), con reconocimiento de voz (usando software instalado en el ordenador) o interactiva, usando los diferentes dispositivos móviles (como ordenadores híbridos, tabletas y teléfonos inteligentes) y otras aplicaciones ampliamente a nuestra disposición en el siglo XXI. 

La traducción dictada interactiva es una propuesta que vincula la tradicional traducción dictada y transcrita con las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, y que permite, por medio de la multimodalidad y la movilidad, mejorar el flujo de trabajo de los lingüistas y hacer más eficientes y productivas sus labores cotidianas5

Para hacer frente a esta nueva era de mayor exigencia, los traductores, intérpretes, terminólogos e investigadores tenemos ahora la posibilidad de adoptar las tecnologías interactivas emergentes en la traducción y hacer de ellas una realidad más que una utopía. Trabajemos para desarrollar una industria de la comunicación multilingüe sostenible, no solo desde el punto de vista económico, sino también del bienestar de los profesionales que la conforman.

__ 

Juan Felipe Zuluaga, MA, es profesor de la Facultad de Comunicaciones y Filología de la Universidad de Antioquia. Es autor de diferentes publicaciones sobre traducción especializada y sobre el estatus del traductor e intérprete en Colombia. Además, es traductor activo en los pares de lenguas francés-español e inglés-español. 

Julián Zapata es traductor certificado por la OTTIAQ, investigador y emprendedor. Es el fundador y presidente de la empresa InTr Technologies et services langagiers. Además, es profesor invitado en la Universidad de Ottawa, profesor de hora cátedra en la Université du Québec en Outaouais y docente asociado en elISIT-Paris.

1
Véase la página del estudio Cognitive and Physical Ergonomics of Translation (ErgoTrans). También sugerimos al lector la presentación en video realizada en abril de 2020 por la investigadora principal: Ergonomics Matters to Professional Translators!

2CIOL (Chartered Institute of Linguists), European Commission Representation in the UK, and the Institute of Translation and Interpreting. (2017). UK Translator Survey: Final Report. Chartered Institute of Linguists (CIOL), London, UK. 

3Zapata, J. y Zuluaga, J.F., Ergonomics and translator training environments: A pilot investigation. Artículo en imprenta para las Actas del congreso internacional Recent Trends in Translation Technology, Universidad Internacional Misr, El Cairo, Egipto. 

4Why Ergonomics Matters to Professional Translators | The Chronicle

5Zapata, J. (2016). Translating On the Go? Investigating the Potential of Multimodal Mobile Devices for

Interactive Translation Dictation. Tradumàtica, 14, 66-74.


Partage :